Las supersticiones en el set de «El Padrino»

Las supersticiones en el set de «El Padrino»

La película «El Padrino» es una de las más icónicas de la historia del cine. Su éxito se debe a muchos factores, entre ellos su excelente guión, su dirección magistral y sus actuaciones inolvidables. Sin embargo, hay otro elemento que contribuyó al aura de misterio y leyenda que rodea a la película: las supersticiones que se practicaban en el set de rodaje.

El amuleto de Brando

Marlon Brando, el actor que interpreta al protagonista, Vito Corleone, era un hombre supersticioso. Siempre llevaba consigo un amuleto de madera que le había regalado su madre. El amuleto era una pieza de artesanía tradicional siciliana que se cree que tiene poderes protectores. Brando aseguraba que el amuleto le había ayudado a superar la mala suerte que había tenido en sus anteriores películas.

La maldición de la muerte

La película estuvo rodeada de rumores de maldición. Tres actores que interpretaron a personajes relacionados con la familia Corleone murieron poco después del estreno de la película. El primero fue John Marley, que interpretaba a Virgil Sollozzo, el traficante de drogas que intenta asesinar a Vito Corleone. Marley murió de un ataque al corazón en 1984. El segundo fue Richard Castellano, que interpretaba a Clemenza, uno de los hombres de confianza de Vito Corleone. Castellano murió de un ataque al corazón en 1988. El tercero fue James Caan, que interpretaba a Sonny Corleone, el hijo mayor de Vito Corleone. Caan sufrió un derrame cerebral en 2015 y quedó parcialmente paralizado.

La muerte de un gato

Otro incidente que alimentó los rumores de maldición fue la muerte de un gato negro en el set de rodaje. El gato fue atropellado por un coche y su cadáver apareció en la puerta del camerino de Marlon Brando. Brando, que era supersticioso, se asustó mucho y pidió que se realizara un exorcismo en el set.

La superstición de Coppola

Francis Ford Coppola, el director de la película, también era supersticioso. Siempre llevaba consigo un trébol de cuatro hojas que le había regalado su esposa. Coppola creía que el trébol le traía suerte y que le ayudaba a superar los momentos difíciles.

¿Son supersticiones o algo más?

Es difícil saber si las supersticiones que se practicaban en el set de «El Padrino» eran simplemente coincidencias o si realmente tenían algo que ver con la muerte de los actores y los incidentes que ocurrieron durante el rodaje. Lo que sí es cierto es que estas supersticiones contribuyeron a crear la aura de misterio y leyenda que rodea a la película.

Conclusión

Las supersticiones son un elemento común en la cultura popular. En el caso de «El Padrino», estas supersticiones contribuyeron a crear una atmósfera de misterio y suspense que ayudó a que la película se convirtiera en un clásico.